TIENE QUE SER SANO

.
Contigo
cada minuto en el mundo
se vuelve salud.
.
La comida se vuelve manjar,
el picante chispa en la lengua,
el licor, perfume combustible.
Caminar
es paseo,
correr
es carrera,
saltar

Sigue leyendo “TIENE QUE SER SANO”

Anuncios

A NINGUNA PARTE

MONÓLOGO  – A ninguna parte.

(Al teléfono, de pie y caminando por el salón de su casa, mientras juega distraído con una estilográfica)

PROTAGONISTA. Sí, buenas, quería comprar un billete. Sí, de tren, claro, ¿tienen de otros? Ya me parecía. Sí, para mí, por supuesto. Bueno, sí podría ser para otro. O para otra, sí. Para mañana mismo, me vale. (Mira el reloj.) Casi las 5 y media, ¿por? Ah, la hora del billete, haber empezado por ahí. Por la tarde, si puede ser. Ah, ¿que no puede ser? Ay, qué tonto. Sí, claro no le he dicho el destino. Pues quiero ir en el tren a ninguna parte. No, no, Alicante, no, ninguna parte. A ver si más despacio: nin-gu-na-par-te. NINGUNA PARTE. Que sí. Que no. Que sí. Que no. No es broma. No… ¿oiga? Menuda falta de respeto, y ya van tres…

(Cuelga el teléfono y apunta en su libreta. Busca otro número y llama.) Sigue leyendo “A NINGUNA PARTE”

CIRCULAR 11

Al salir del gimnasio, con el calor de la ducha aún emanando de su piel contra el aire frío de diciembre, esperó a que pasase el Circular 11, como hacía tres veces por semana.

Subió y, tras el pitido de rigor de la tarjeta en el lector, se deslizó agotada en un grupo de asientos libres, apoyando las piernas en el asiento de enfrente.

Se hundió en sus auriculares y dejó pasar los minutos camino a casa. Algunos subieron, otros bajaron, y el cíclico ruido de la circulación y el sistema neumático de las puertas la acercó poco a poco hacia el sueño. Se resistió por miedo a pasarse su parada, y miró por la ventanilla buscando con la mirada a la gente refugiada en sus paraguas.

Hasta que doblaron la esquina de la avenida. Y al otro lado no fue capaz de reconocer la calle. Sigue leyendo “CIRCULAR 11”

JUGAMOS?

Dentro de todos los despertares posibles, despertar con una soga al cuello, es, para la mayoría, una de las peores opciones. Así se despertó. La cuerda rodeando su garganta, las manos esposadas a la espalda. Delante de él una mujer. Vestida de traje negro, completo, camisa negra, corbata roja. Brazos cruzados. Un reloj de bolsillo colgando de su mano izquierda por una cadena, y una bolsa negra cubriéndole la cabeza. Suficientemente transparente para ver. No tanto como para ser reconocida.

-¡Pero qué cojones!

Shhhh! Cuida ese lenguaje. Cierra la boca un minuto –dijo metiéndole una segunda corbata roja en la boca-. Voy a explicártelo una vez. Una sola. Ninguna más. Y después vamos a continuar hasta el final. Las normas son sencillas. Presta mucha atención porque tu vida depende de ello. Tienes una hora. Puedes hacer 10 preguntas de sí o no. Yo contestaré con sinceridad, siempre que sepa la respuesta. Si la pregunta no cumple los parámetros para ser respondida con sí o no, o solamente puede contestarse de manera ambigua por estar mal formulada, no contestaré, pero igualmente restaré una de la cuenta. Al término de tus preguntas, o de los 10 minutos, lo que primero ocurra, tendrás 60 segundos y una sola oportunidad para acertar por qué estás aquí. Si tu apuesta es correcta, te dejaré libre. Despertarás en tu cama y nada de esto habrá pasado. Si no, accionaré el mecanismo al que está atado el otro extremo de la cuerda, que se elevará y te ahorcará lentamente. Y ahora, voy a liberarte de tu bozal. A jugar… Sigue leyendo “JUGAMOS?”

RÍO

De pronto, frío. Agua que me llena la boca. No encuentro asidero. Me giro, braceo, pateo. Agua turbia, marrón fluido. Salgo a flote. Aire caliente me llena los pulmones. ¿Dónde está el bote? Allí a lo lejos, dejando su estela. Y yo no voy con ella. Grito. Miro a ambos lados, veo a lo lejos la ribera. Olores del trópico, zumbidos de insectos, que se posan en mis orejas. Nado, pero algo me lleva. Nado, pero nada. La corriente es pura fortaleza, digno adversario y amante de esta tierra, que devora y llena. Cabeceo a uno y otro lado. ¿Dónde está el barco? Se pierde entre una niebla de verde selva y gris de humedad. Nadie me ha visto. Nado hacia la orilla esta vez, avanzo un poco. Siento que algo se desliza, me roza los pies. Que viene el coco, me digo. Que no venga, le tengo cariño a mis piernas. Siento pinchazos en el pecho. ¿Sanguijuelas? No, dicen que no se sienten, su mordedura es analgésica. Será el aire que ya me falta. ¿Era tan ancho el cauce? No lo recuerdo. Brazada tras brazada, y veo las hojas erguirse altas contra el cielo, sobre troncos curvados. Pero no se acercan. Parece que sigo en el mismo sitio. Nado y nado, pero solamente trazo un remolino. ¿Será por eso que no vienen los cocodrilos? ¿Voy a ser presa del río? Ya casi está la cena, amores míos, le dice la fiera sin dientes a sus hijos carnívoros. Me pesa este cuerpo peleando con su lengua húmeda, que me acaricia para tragarme. Sálvate, me digo. De veras que lo intento. No quiero ser alimento de las aguas. Pero ahora tengo calor. Me quema el aire la garganta. Quizá debo beber de esta agua turbia, este ocre casi negro. Este carbón líquido. Tengo sed. Solamente un trago, solamente porque me cuesta respirar. Déjame descansar un poco. Déjame. Que viene el coco.

 

 


Texto y foto por javielegé: @javierlg1986

Si te ha gustado, te invito a compartirlo

¿QUÉ TOMAS?

(El bar está ya casi vacío y el suelo lleno de papeles, vasos de plástico y otros restos de la fiesta. Calabazas de Halloween, murciélagos de plástico y telas de araña falsas cuelgan ya medio rotas. El camarero está solo, recogiendo los vasos de la barra.)

ELLA.- Buenas noches.

ÉL.- Buenas. Estamos cerrando, pero si quieres tomarte la última mientras recojo, no hay problema.

ELLA.- (Con voz femenina pero tétrica) Tranquilo, solamente quiero una.

ÉL.- ¿Qué tomas?

ELLA.- Tu Alma (se oyen ecos tétricos).

ÉL.- Eh… de esa no tengo. Tengo Estrella Galicia, o milnueve. Dos o tres importadas. Pero alma no tengo. ¿Es marca andaluza?

(Se oye un chirriar como de tocadiscos atascado y la música se para. Él mira alrededor extrañado.) Sigue leyendo “¿QUÉ TOMAS?”

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑