Y tú qué miras?

Una amiga cercana me ha prestado Hamlet, una edición vieja, traducción de Pujante.

Dice la contraportada que es una obra cambiante, que todo personaje es simulación. Como todos nosotros, supongo. Dice también que se ha escrito sobre ella más que sobre ninguna otra obra de ficción. La auténtica Historia Interminable.

Aún no lo he leído.

Me enfrento a él como Ahab a la ballena, como Sísifo a su roca, como Frodo al anillo, sabiendo que es la batalla de una vida.

Si me decepciona, será un mito que caerá al abismo a mis pies, mientras me agarra de los tobillos para llevarme con él. Si está a la altura de la expectativa, será montaña infinita que escalar. Espejo, espejito mágico en el que ver reflejada mi mala letra.

Por eso la tengo en la mesilla al lado de la cama, y la miro, y me mira, y creo que yo no la leo pero quizá ella me está leyendo a mí.
Y tú qué miras?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: